1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas | 1 votos
Cargando…

Invertir en bolsa


Invertir en la bolsa es una de las alternativas que muchas personas contemplan cuando deciden obtener una mayor rentabilidad por sus inversiones. Una opción que está siendo cada vez más sopesada por muchos inversores ante el contexto actual de bajos tipos de interés e, incluso, negativos, que está generando que otros productos, como por ejemplo los depósitos y los tradicionales plazos fijos, sean menos atractivos por su menor rentabilidad.

La bolsa española, con su índice IBEX 35, se ha convertido así en una alternativa. Sin embargo, la inversión en bolsa muchas veces se ve con cierto recelo o temor por los inversores noveles o de perfil conservador porque se piensa que es difícil realizar las inversiones y poder llegar a ganar dinero. También se da el caso opuesto: se considera como una vía fácil y rápida para ganar dinero cuando, realmente, no es así. Lo cierto es que este tipo de inversiones requieren cierta paciencia y el diseño de una estrategia para conseguir los objetivos, aunque no es preciso ser un experto para obtener rendimiento con la inversión.

Cualquier persona puede invertir en bolsa –se precisa un intermediario porque no se puede comprar y vender acciones directamente-, aunque siempre es recomendable tener conocimientos sobre el funcionamiento y la operativa. De todos modos, está la opción de acudir a expertos en la materia o bien dejarse aconsejar por la propia entidad financiera en la que se tenga la cuenta bancaria, ya que es habitual que dispongan de departamentos o personal especializado en este tipo de inversiones.

En cualquier caso, siempre se debe tener claro que esta inversión conlleva una serie de riesgos porque la máxima es: a más riesgo, más ganancia. Y tampoco hay que olvidarse de que se puede perder dinero e, incluso, la totalidad de la cantidad invertida.


Son principios básicos que se aconseja sopesar antes de realizar la inversión. Además, hay que tener en cuenta otra serie de consejos antes de decidirse a entrar en el mundo bursátil y conocer los primeros pasos que se deben dar antes, durante y después de comprar valores o realizar otras operativas en los mercados de valores.

Cabe aclarar que las posibilidades de inversión van más allá de la bolsa española. Un término que muchas veces se confunde con el de mercado de valores. Pero, ¿en qué se diferencian? La bolsa se define como un mercado en el que se negocian determinados productos y en el que concurren inversores y empresas. Y, entonces, ¿qué es el mercado de valores? La respuesta es fácil: es un mercado de capitales en el que se negocian en concreto títulos de renta fija y variable mediante la compra de valores y activos como fondos, acciones u obligaciones.

La inversión

Invertir en bolsa es una inversión en renta variable. Esto implica que no se conoce la rentabilidad y la posible ganancia que se podría conseguir en el momento en el que se realiza la inversión como puede suceder con un plazo fijo en el que la rentabilidad se conoce de antemano al formalizar la operación.

La forma de obtener ganancias es diferente. En concreto, cuando se compran acciones, puede venir de dos vías. Una de ellas es la denominada plusvalía, que se obtiene con la compra de valores de una compañía que cotice en bolsa para venderlas cuando suba su precio, mientras que la otra se corresponde con los dividendos. Es decir, los beneficios que las empresas cotizadas reparten entre sus accionistas. Para conocer qué política de dividendos tiene la compañía y en qué fechas se retribuyen, siempre es conveniente tener a mano una guía para cobrar dividendos de acciones.

Además, es fundamental conocer la fiscalidad por venta de acciones y dividendos para poder calcular bien la ganancia que se obtendría tanto si se ha adquirido un valor para venderlo como por una política de dividendos atractiva.


Cuantías

Antes de realizar cualquier operación, el inversor debe determinar el dinero que va a invertir. Es importante que la cantidad que se invierta no se vaya a necesitar a corto plazo e, incluso, a medio ni largo. La razón no es otra más que, a la hora de vender las acciones si se precisa el dinero, puede que el precio esté más bajo en ese momento y se obtengan pérdidas en lugar de ganancias al hacer la venta por debajo del valor de compra.

Aunque hay inversores que operan en el corto plazo -para realizar este tipo de operativas sí es más conveniente tener mayores conocimientos financieros-, cuando se empieza a invertir en bolsa lo más común es plantearse inversiones a medio y largo plazo.

Pasos clave

Nunca es conveniente entrar en el mercado bursátil para probar o ver qué sucede, sobre todo, cuando es la primera vez que se invierte o se tiene poca experiencia y conocimientos. Para solucionar esta barrera, hay cursos de bolsa y formación financiera, que son de gran ayuda para aprender y adquirir todas las nociones básicas y más importantes.

Además, siempre es recomendable hacer pruebas antes de operar en el mercado real para evitar errores y posibles pérdidas para lo que se puede optar por los simulares de bolsa para aprender y saber cuándo comprar y vender valores.

Pero, ¿cómo ganar dinero en bolsa? Sea cual sea el método de aprendizaje y para las primeras pruebas, es clave definir unos objetivos razonables para lo que hay que atender a aspectos como la rentabilidad que se quiere obtener, el riesgo que se quiere asumir y el tiempo o plazo en el que se desea alcanzar ese objetivo.

Es recomendable que estas tres premisas estén bien alineadas para diseñar las estrategias de inversión en bolsa que se seguirá en la inversión y que cada persona debe realizar para adaptarla a sus necesidades y de acuerdo con su perfil inversor. Realmente, si se tiene un perfil muy conservador o conservador, invertir en bolsa directamente puede que no sea lo más adecuado por el nivel de riesgo que se asume.

Para conseguir ganar dinero en bolsa, también hay que elegir muy bien las empresas en las que se va a invertir. Es fundamental estar informado y aprender a interpretar toda la información que llega a través de medios de comunicación, informes, analistas financieros…

No debe obviarse toda aquella información disponible a través de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) como los Hechos Relevantes. Incluso es positivo visitar las páginas de las empresas cotizadas en las que se esté interesado en invertir para decidir si destinar dinero o no a esos valores. ¿Por qué? Estas webs suelen aportar datos de interés e, incluso, en algunas ocasiones, hay portales o apartados específicos para los accionistas.

Datos interesantes también se consiguen a través del análisis fundamental y del técnico. El primero –el análisis fundamental- es de ayuda para decidir los títulos de qué compañía se podrían comprar ya que, con su realización, se pretende determinar el valor de las empresas según sus resultados y los activos que tiene, comprendiendo desde la cartera de clientes a las marcas, fábricas… Es decir, es un proceso de análisis que es vital para poder determinar los mejores valores para invertir en bolsa.

Por su parte, el análisis técnico facilita información útil para tomar la decisión de cuándo comprar esas acciones porque tiene en cuenta los gráficos de las cotizaciones y su evolución en la bolsa. Esta analítica no se fija en los resultados ni en los activos de la compañía.

No obstante, ha que tener en cuenta que tanto el análisis técnico y el fundamental de valores –que perfectamente pueden ser complementarios- son orientativos, al igual que indicadores como el PER (Price Earning Ratio) y la rentabilidad por dividendo. Esto significa que no hay que fiarse al cien por cien porque nadie –por muy experto que se sea-, sabe a ciencia cierta cómo van a evolucionar los valores y cuál es el mejor momento para comprarlos. Pero sí hay algunos pequeños trucos.

Son pasos que igualmente se tienen que dar cuándo la persona no quiere invertir en bolsa española y prefiere los índices bursátiles internacionales para invertir en bolsa extranjera.

En todos los casos, las inversiones tienen que hacerse a través de entidades intermediarias o bien de un broker, que incluso puede ser online. Los mejores brokers de bolsa online se eligen siempre, al igual que las entidades y otros brokers, por su cartera de servicios, siendo especialmente importante, que permita el seguimiento de las cotizaciones en tiempo real. Además, hay que fijarse en que realmente opere con el tipo de productos en el que estemos interesados porque, además de acciones, también se puede invertir en opciones y futuros.

Las ventajas del broker online son múltiples porque permiten comprar acciones para invertir en bolsa online, aparte de poder conocer cómo funciona el trading en Forex, puesto que muchos de ellos disponen de estos sistemas para la operativa.

Trucos para invertir

Uno de los principales consejos que se pueden seguir a la hora de decidir dónde invertir es hacerlo en empresas que sean conocidas y de sectores de los que se tenga conocimiento previo porque así es más fácil hacer todo el análisis. Otro truco para decidir la inversión es apostar por aquellas empresas que sean más grandes y por las que tengan una política de dividendos buena y atractiva para empezar a revalorizar la inversión.

También es positivo analizar los títulos de las empresas que se puedan comprar para elegir aquellos que permitan conseguir el objetivo marcado en la estrategia. Por ejemplo, si se quiere obtener una rentabilidad del 7 por ciento en el plazo de dos años, se deberán buscar aquellos títulos que tengan esta evolución.

El precio de la acción no debe ser un elemento disuasorio. Muchas veces, por error, se tiende a pensar que un título que, por ejemplo, cueste cerca de 100 euros puede crecer menos y ser, en consecuencia, menos rentable. En lo que hay que fijarse realmente es en la rentabilidad que puede ofrecer.

En el diseño de la estrategia a seguir no debe faltar la diversificación de la cartera. Es decir, nunca es recomendable invertir solo en un título o en un único sector. En general, la inversión puede ser más exitosa si se invierte en varias compañías y en diferentes sectores de actividad porque es menos probable –aunque esto no es una ciencia exacta-, que se produzcan bajadas de los valores en varias empresas y sectores al mismo tiempo.

Al preparar la estrategia, otra de las pautas que se puede seguir es observar las tendencias que hay en el mercado bursátil porque, normalmente, los precios de los títulos oscilan según estas tendencias que, en algunos casos, pueden llegar a durar más de un año tanto en el alza como en la caída del precio de los valores.

Asumir pérdidas

Con estos consejos, seguramente se podrán conseguir buenos resultados con la inversión. Sin embargo, hay ocasiones en las que la inversión en bolsa, aunque se haya diseñado una estrategia y seguido estos trucos, es posible que no evolucione como lo esperado y que se empiece a ver que no se consiguen los resultados que se querían e, incluso, se estén produciendo pérdidas.

Normalmente, en estos casos, el inversor suele ser reacio a vender y tiende a mantener la inversión a la espera de si los valores repuntan. Y puede que sea así, aunque no siempre sucede por lo menos en un plazo de tiempo razonable. Hay ocasiones en las que es mejor vender los títulos que se han adquirido para evitar perder gran parte del dinero invertido o su totalidad.

La decisión no siempre es fácil, sobre todo, cuando no se tienen muchos conocimientos de bolsa, se hace la primera inversión o bien se lleva poco tiempo realizando estas operativas.

Lo recomendable es que antes de comenzar a hacer la inversión, se marque un tope máximo de dinero que se estaría dispuesto a perder. Así es más fácil tomar la decisión de poner en venta las acciones y bien salir del parqué o comprar otros valores que puedan aportar más rentabilidad, recuperar el dinero perdido y obtener ganancias. Y con estas pautas básicas ya se está listo para empezar a invertir y a realizar alguna incursión en el mercado bursátil.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *