Indices bursátiles internacionales: invertir en bolsa extranjera


Las inversiones en bolsa no solo pueden hacerse en España. También es posible operar en los mercados internacionales. Una opción que es más fácil gracias a los sistemas y a la tecnología para hacer un seguimiento de las operaciones y de las cotizaciones en tiempo real.

Las posibilidades no se centran solo en invertir en acciones y en realizar operaciones centradas en su compraventa, sino que además se permiten otro tipo de operativas como las inversiones relacionadas con los EFTS, ya que la mayoría de ellos cotizan en otras bolsas.

De todos modos, sea cual sea el producto elegido para la inversión, hay que tener claro que, como sucede con el mercado español, será necesario operar a través de un broker o entidad intermediaria.

Pero, ¿cuáles son los principales índices bursátiles internacionales? La verdad es que hay un amplio abanico para invertir en ellos tanto en Europa como en Estados Unidos, Latinoamérica y Asia. Aquí vamos a centrarnos solo en los más importantes y en los que es más habitual que operen los inversores o los tomen como referencia, además de explicar cómo se puede hacer las inversiones y dar una serie de consejos que se tienen que tener en cuenta antes de realizar cualquier operación.


Índices europeos

Evidentemente, al hablar de los índices bursátiles de Europa, no puede faltar el IBEX 35, que es el español y del que ya hemos hablado anteriormente por lo que nos vamos a centrar en esta información en el resto de indicadores europeos.

Dentro de ellos, está el BEL 20, que es el índice de referencia de la Bolsa de Bruselas, que es ponderado y que muestra la evolución de las grandes compañías belgas según su capitalización bursátil. Aunque el índice tiene entre 10 y 20 empresas, últimamente siempre está formado por 20 valores.

También está el DAX, que es e más popular de la bolsa alemana, siendo la referencia de la bolsa de Francfort. Este indicador está integrado por las 30 mayores compañías. Por su parte, el CAC 40 es un índice bursátil de Francia, que es una media ponderada de los 40 valores más significativos de entre las 100 compañías más grandes que se negocian en la bolsa de París.

Además, está el FTSE 100, que es el índice formado por los 100 principales valores de la Bolsa de Londres, mientras que el PSI 20, es el índice de la Bolsa de Lisboa y el EUROSTOXX 50 es el índice de referencia de la Eurozona. Este último, el EUROSTOXX 50, está compuesto por las 50 mayores compañías por capitalización bursátil procedentes de países como España, Alemania, Irlanda, Italia o Bélgica, entre otras. Finalmente, está el FTSE MIB Index, que es el índice italiano con 40 componentes.

Índices de Estados Unidos

En Estados Unidos, encontramos cuatro índices bursátiles de interés. Uno de los más conocidos y fundamentales es el Dow Jones, que está formado por las 30 acciones más importantes de todas las industrias, con la excepción del transporte y los servicios públicos, que cotizan en la bolsa de Nueva York y en el NASDAQ. Este índice es uno de los que más se emplea para monitorizar el mercado. Hay que tener claro que este índice no es el oficial, papel que le corresponde al NYSE Composite, que es el indicador de la bolsa de Nueva York.


En el país norteamericano también está el NASDAQ 100, que comprende los 100 valores más importantes del sector industrial, incluyendo las empresas de hardware y de software, venta al comercio al por menor y por mayor, telecomunicaciones o biotecnología. Además, está el NASDAQ COMPOSITE, que incluye todos los valores nacionales e internacionales, que cotizan en el mercado del NASDAQ, sumando más de 5.000 empresas.

Y, finalmente, está el S&P 500 (Standard & Poor’s 500), que está considerado como uno de los más representativos para ver la situación real del mercado por lo que es uno de los más importantes del país. Este índice se basa en la capitalización bursátil de 500 empresas grandes que poseen acciones que cotizan en el NASDAQ o NYSE.

Latinoamérica y Asia

Siguiendo con el continente americano, en Latinoamérica también nos encontramos varios índices clave. Uno de ellos es el IPC México, que es el principal indicador de la Bolsa de Valores de México y que consiste en una medida de la evolución de los precios de las acciones que cotizan en ella.

En esta zona, también está el Merval, que es el principal índice del Mercado de Valores de Buenos Aires, midiendo el valor en pesos de una cartera de acciones que cotizan en esta bolsa. Finalmente, está el IPSA, que es el índice bursátil de Chile y que refleja la rentabilidad de las 40 acciones de mayor presencia bursátil, y el LIMA Índice General, que mide el mercado bursátil del país y permite realizar comparaciones de los rendimientos de los sectores que participan en la Bolsa de Lima.

Por su parte, en Asia, la principal referencia es el NIKKEI 225, que es el índice bursátil más conocido de Japón. En él, están reflejados los 225 valores más líquidos que cotizan en la Bolsa de Tokio.

Cómo invertir

En general, para invertir en los valores de los indicadores internacionales anteriormente explicados, como en cualquier otro aunque no lo hayamos mencionado, el proceso es similar a cuando se invierte en el IBEX 35.

La tecnología ha sido un factor clave para poder realizar este tipo de inversiones, así como para hacer un seguimiento de los valores y de los principales indicadores. También ha favorecido la obtención de información y datos para tomar las decisiones para invertir. Un hecho que es clave puesto que es habitual no conocer tan bien las compañías extranjeras ni la situación económica del país como, por ejemplo, las españolas y la coyuntura económica de España.

A pesar de ello, es muy importante elegir un buen broker. En la actualidad, la mayoría de las plataformas a través de las que se opera incluyen servicios adicionales, que van más allá de la operativa de compra y venta, como por ejemplo el seguimiento de las cotizaciones en tiempo real.

El mayor acceso a este tipo de inversiones también ha llevado parejo unas tarifas más asequibles. Pero hay que tener en cuenta un aspecto importante: las comisiones sí suelen ser más elevadas que cuando se opera en la bolsa española. Un motivo por el que siempre es conveniente conocerlas de antemano porque, en función de la cantidad que se vaya a invertir, puede no compensar operar en los mercados internacionales.

Aunque es preciso fijarse en cualquier comisión, hay dos en concreto que no se pueden pasar por alto porque son de las más caras. Una de ellas es la comisión de mantenimiento y la otra es la comisión que se aplica por el cobro de dividendos.

Consejos para las inversiones

Al igual que sucede con las inversiones que se realizan en España, la cartera tiene que estar diversificada. De esta manera, se conseguirá minimizar riesgos ante los posibles vaivenes que puedan producirse en el mercado. Así, la evolución de unos valores en un mercado internacional podrán compensarse con otros valores y otros mercados internacionales en otras zonas geográficas, que estén experimentando una mejor evolución.

En consecuencia, la diversificación de la inversión permitirá que el inversor afronte mejor las situaciones de volatilidad susceptibles de producirse y compensar así las posibles pérdidas o evolución más negativa de esos valores.

Pero también facilitará ganar más dinero. Y es que será posible aprovechar las bajadas de tipos de interés que se produzcan en determinados países y en los que se perciba que el dinero local se está derivando hacia las bolsas de valores.

Por supuesto, siempre habrá que estar pendiente de las tendencias y de los movimientos que se produzcan tanto a la baja como al alza, aparte de otros factores. Entre los más importantes que nunca deben olvidarse está la situación financiera y las crisis financieras, así como las posibles alertas que se generen.

El inversor internacional también deberá prestar especial atención a las divisas, la evolución de la prima de riesgo y de los precios del petróleo. Otros aspectos que tienen que estar presentes en el día a día son las legislaciones y posibles cambios que se puedan introducir y todas aquellas noticias políticas por su posible influencia de forma positiva o negativa en el mercado.

Y, finalmente, cuidado con la inestabilidad política y los conflictos bélicos del país tanto internos como por su posible participación en guerras o actuaciones bélicas internacionales. En resumen, todo lo que está considerado como riesgos geopolíticos.

Dicho esto, como pauta general, para invertir en mercados internacionales, lo mejor es optar por aquellos países y zonas geográficas que estén en fase de crecimiento porque se pueden obtener mayores rendimientos que, incluso, alcanzarán los dos dígitos.

Pero también se podrá presta atención a otros mercados -a día de hoy menos interesantes-, porque con esta inversión se irán obteniendo beneficios mientras se está a la espera de que otros países y mercados en otras áreas geográficas despunten y sean más atractivos y rentables para el inversor.

Por lo demás, el inversor siempre deberá seguir todos los consejos y pautas como cuando las inversiones se realizan en la bolsa española, teniendo que adoptar a su vez las mismas precauciones.

Comparte esta entrada en redes sociales y valora la calidad del contenido: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas 1 votos
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *