Cómo ganar dinero en bolsa


Además de realizar los diferentes análisis, diseñar la estrategia que se va a seguir… aún se pueden poner en práctica una serie de consejos con el fin de ganar dinero en bolsa. Evidentemente, como ya hemos dicho, nunca la certeza en el parqué es al 100%, pero sí hay trucos que han explicado algunos expertos con los que se aumentan las posibilidades de éxito, consiguiendo por lo tanto tener beneficios.

No pretendemos ser ningún gurú, pero por lo menos sí explicar con más detalle esas pautas para que el inversor, sobre todo cuando no tiene mucha experiencia, no se encuentre con serios problemas por las decisiones de inversión que haya adoptado. Son estrategias que se pueden tener en cuenta, aunque nunca hay que olvidarse de que cada inversor debe adaptarlas a sus objetivos y al nivel de riesgo que esté dispuesto a asumir.

Y es que cada inversor es distinto y, en función de ello, se debe operar en el parqué de una manera u otra. Porque en estas operaciones, en realidad, todo influye: desde la decisión de compra, las acciones que se van a adquirir, la compañía, el dinero que se va a destinar, si la inversión es a corto o largo plazo e, incluso, la hora de emisión de la orden. Nada es igual y, por lo tanto, nada se debe dejar al azar.

Disciplina y constancia

Una de las claves para conseguir ganar dinero en bolsa es ser disciplinado y constante. Y esto, en realidad, consiste en que no hay que estar cambiando de estrategia cada poco tiempo si se ve que no se logran los objetivos, a no ser que se esté operando en el corto plazo.

Es decir, si ha diseñado una estrategia, hay que seguirla, aunque se vea que a los pocos días o en una semana no se están obteniendo los resultados que se quería. Paciencia. Es mejor esperar algún tiempo antes de hacer cambios, pero siempre sin superar el nivel de pérdidas establecido que se podría asumir. A lo mejor, es más conveniente pasar a invertir a medio plazo o bien a largo plazo. Además, si un día se sigue una estrategia, al otro se cambia, nuevamente se modifica al tercer día… Al final, no hay manera de saber lo que funciona o no.

Horario

La hora en la que se opera y se emiten las órdenes es importante. Puede parecer a priori una tontería, pero no es así. Y es que hay franjas horarias en las que se concentran más operaciones y los mercados son más líquidos. Esto es un hecho que hay que tener presente para toda inversión, con independencia del plazo para el que se plantee la operativa, aunque es esencial valorarlo en las inversiones a corto plazo, es decir, aquellas que se realizan intradía o día a día. De esta manera, se podrá obtener una mayor rentabilidad pero, para ello, habrá que diseñar también una estrategia.

Y, ¿cuándo es el mejor momento para operar? Todo depende de lo que se quiera comprar y en qué mercado se vaya a operar. Por ejemplo, cuando las inversiones se van a realizar en renta variable, las tres primeras horas de la negociación son las más importantes porque se concentra la mayor liquidez y volatilidad, sobre todo, en las bolsas de Europa y España, siendo lo más adecuado operar entre las 9.00 y las 12.00 horas.

Otro buen momento es esperar hasta las 15,30 horas, que es cuando comienzan las negociaciones en las bolsas de EEUU y, por lo tanto, hay más liquidez y volatilidad. La clave está en que muchas bolsas no vuelven a registrar importantes movimientos hasta que se ve la tendencia de los índices bursátiles de EEUU.

Por el contrario, los inversores interesados en operar en los mercados asiáticos deberán tener en cuenta los cambios horarios entre los países, teniendo que realizar la operativa entre las 00,00 horas y las tres de la madrugada. La hora no es tan importante para invertir en el mercado de EEUU porque suelen registrarse un nivel de movimientos bastante estable y continuado a lo largo de toda la sesión.


Inversiones a corto

Realmente, invertir a corto plazo es un tipo de operativa que conlleva mucho riesgo y que no es nada adecuada cuando no se pueden asumir pérdidas y se necesita el dinero o bien no se tienen muchos conocimientos de bolsa. Además, son inversiones que requieren mucha vigilancia y de forma continuada.

De todas formas, a modo orientativo, podemos decir que un inversor que quiera operar en el corto plazo (desde operaciones en horas a pocas semanas), debe optar siempre por entrar en valores que tengan una gran liquidez para poder hacer rápidamente la entrada y la salida. Además, se debe fijar el nivel de pérdidas asumibles de forma automática para evitar graves problemas.

Comprar barato

En más de una ocasión, ya hemos comentado que la estrategia es especialmente importante a la hora de invertir en bolsa. Pero, además de basarse en el análisis técnico y en el análisis fundamental, también se pueden seguir otra serie de pautas, que son útiles.

Uno de estos métodos es el denominado Buy & Hold, es decir, se trata de comprar cuando nadie quiere adquirir esos valores y mantenerlos para venderlos cuando suban o bien seguir siendo su titular sin llegar a vender prácticamente nunca para obtener rendimientos por dividendos y por la venta de derechos. Evidentemente, está estrategia es a largo plazo y requiere invertir dinero que no se vaya a necesitar.

La decisión de las acciones que se van a comprar es clave, teniendo que comprar valores que cuesten poco, pero que tengan posibilidades de subir, y de compañías que no estén en problemas, siendo también un buen momento para poner en práctica esta estrategia los momentos de pánico en los mercados.

Seguir las tendencias

Otro sistema que se puede seguir para ganar dinero en bolsa es esperar la tendencia adecuada en el mercado que se detecte. De esta manera, sería invertir en aquellos valores que tienen una tendencia clara en intensidad y duración y que, evidentemente, es al alza. Un sistema que también permite hacer inversiones de acuerdo con las tendencias bajistas para obtener rentabilidad cuando se convierta en alcista.

Normalmente, las tendencias no siempre son claras e inidentificables, pero este método permite entrar en valores y, si no se consiguen las expectativas (siempre hay que fijar un nivel máximo de pérdidas), desinvertir y volver a invertir siguiendo otra tendencia.

Gestión pasiva

Una de las opciones que se tiene para ganar dinero en bolsa es optar por la gestión pasiva, aunque es un sistema más idóneo para las inversiones a largo plazo. ¿En qué consiste? Se trata de invertir en bolsa a través de EFTs o fondos indexados, es decir, que son fondos que están vinculados con el comportamiento de cualquier índice bursátil como puede ser, por ejemplo, el IBEX 35.

En concreto, con la inversión en fondos indexados se obtiene la rentabilidad del índice al que se esté referenciado. Normalmente, los rendimientos que se consiguen suelen ser inferiores a los que se pueden tener comprando las acciones, pero son también atractivos.

Esta gestión pasiva, que también se conoce como gestión indexada, se diferencia de la gestión activa en que esta última consiste en comprar acciones de manera individual. En ambos casos, el objetivo es conseguir rentabilidad, aunque las dos gestiones presentan una serie de ventajas y de inconvenientes de cara al inversor.

La principal ventaja de la gestión pasiva es que permite ganar dinero en bolsa sin tener que dedicar mucho tiempo a la inversión por lo que es ideal para todas aquellas personas que no disponen de horas y horas para analizar el mercado.

Además, también las comisiones que se suelen cobrar por invertir en fondos indexados son menores que las de la compra de acciones, aparte de que no es habitual que se cobren comisiones por custodia o por compraventa. Otra de sus ventajas es la mayor diversificación de la cartera porque, al invertir en fondos, es posible estar invirtiendo en más empresas.

Y, ¿cómo se hace este tipo de gestión pasiva en la práctica? No es tan complicado. La primera decisión que hay que tomar es si uno mismo es quien quiere formar la cartera o bien tener un gestor que haga este trabajo por nosotros.

Si se opta por el gestor, hay que saber que no se tendrá el control total sobre la cartera en la que se invierte aunque, con un buen profesional, siempre la inversión estará bien diversificada. Un motivo por el que es clave una buena elección del broker. Además, habrá que pagar comisiones por gestión. El lado positivo es que todavía hay que dedicarle menos tiempo.
Por el contrario, si se prefiere formar la cartera uno mismo, se tendrá un mayor control sobre ella y se ahorrarán las comisiones de gestión, pero habrá que dedicarle más tiempo a la inversión y a analizar dónde se va a invertir.

En el supuesto de elegir que la cartera la forme un gestor, el inversor se tendrá que centrar en tomar una decisión sobre el broker que quiere que le forme y le gestione su cartera, teniendo que indicarle cuánto dinero quiere invertir y los objetivos que desea. Luego, solo tendrá que estar pendiente para ir controlando de vez en cuando la inversión.

Cuando la cartera la tiene que formar uno mismo, lo primero será hacer un buen análisis y obtener información sobre los fondos indexados para elegir el más adecuado, formar la cartera y diseñar la estrategia. Una vez se tenga la decisión tomada, se deberá acudir a un broker, puesto que no se puede operar directamente en el mercado. Los pasos posteriores serán como los ya comentados: seguir informándote y vigilar la inversión periódicamente para ver que se van cumpliendo los objetivos marcados y que la estrategia funciona o bien se deben introducir algunos cambios.

Son algunas estrategias que puedes tener en cuenta a la hora de invertir en bolsa y que, seguramente, te ayudarán a tomar decisiones y planificar las inversiones.

Comparte esta entrada en redes sociales y valora la calidad del contenido: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas 1 votos
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *